La empresa de pollos con sabor local de Guatemala

Las empresas para ser exitosas normalmente dependen de varios factores, como buena estructura, buen manejo de finanzas, publicidad y reconocimiento.

Todos estos requisitos los cumple la marca Pollo Campero, una cadena de restaurantes de origen guatemalteco.

Historia de la empresa

Todo comienza en el año 1971, cuando en Guatemala se abriría el primer restaurante de pollo campero y para la sorpresa de sus fundadores, este restaurante sería todo un éxito.

Pérez de Antón, uno de los fundadores del primer restaurante compró un libro que poseía una receta para agregar sabor al pollo frito a la cual fusionó con diversas especias; dando inicio al que sería un éxito a gran escala.

Gracias al gran recibimiento del pollo campero, se crearon más restaurantes en varios sitios de Guatemala. Y un año después de su fundación se construyó el primer pollo campero fuera de Guatemala; el cual se ubicó en su país vecino: El Salvador, siendo muy bien recibido y generando múltiples ganancias a la empresa.

Empresa que tomó decisiones muy inteligentes, pues al ver que su producto estaba dando muchos frutos, decidieron acompañar al pollo con ingredientes locales.

Idea que atrajo a muchos más clientes que querían probar su alimento favorito mezclado con el crocante sabor del pollo frito.

Empresa en la actualidad

Con el pasar de los años el pollo campero fue ganando más peso y reconocimiento, y pudo afianzarse como la cadena de restaurantes de Guatemala con más ganancias. Y si bien no hay un número oficial, se dice que las ganancias de este restaurante superan los 400 millones de dólares por año.

En la actualidad el pollo campero logró expandirse por todo el mundo, teniendo sucursales en países como Indonesia, China, España, Estados Unidos y la mayor parte de Centro América y América Latina.

 Incluso se volvió una tradición celebrar los cumpleaños en familia en los restaurantes repartidos por el mundo.

Ayúdanos compartiendo este artículo